EL POTRO DE HERRAR, UN APERO EN EL RECUERDO

 

Potro de Herrar en Toranzo (Vega de Liébana)

En el campo, como en casi todos los ámbitos de la vida, el tiempo hace que todo vaya evolucionando y algunos de los antiguos aperos pasan a ser reliquias o meros recuerdos de otra época. Es el caso del potro de herrar, un artilugio muy utilizado hace años para herrar, curar e incluso poner cencerros al ganado.
En la actualidad este apero ha dejado de ser utilizado, aunque todavía está muy presente en la memoria de algunos.
El potro de herrar estaba formado por cuatro patas de madera, también hemos visto alguno metálico, y una especie de yugo en la parte delantera. Además, solía tener unos cordeles en la parte inferior para poder sujetar al animal correctamente y facilitar el trabajo, bien fuera para herrarlo, para hacer algún tipo de cura o para otros menesteres.
Fotografía: Potro de herrar en Toranzo (Vega de Liébana)