Por JAVIER FRANCO

 

Los procesos erosivos a través de los siglos han sido los encargados de modelar estos terrenos hasta conformar un característico paisaje kárstico, consecuencia de la disolución de las abundantes rocas carbonatadas existentes, por las aguas de lluvia y las nieves. La naturaleza caliza de los materiales que conforman estos macizos es uno de sus mayores atractivos, observándose formaciones típicas del modelado kárstico formando galerías y grutas subterráneas.
Este paisaje ha hecho poseedor al Parque Natural de los Picos de Europa de una belleza sin igual, encontrándonos con rincones espectacularmente bellos como el de la fotografía que compartimos en este artículo con todos vosotros.