Por JAVIER FRANCO

Al final del barrio de Cucayo perteneciente al pueblo de Dobres en Vega de Liébana, cruzamos el puente que salva El Río Frío y por un camino ascendente que se adentra en el bosque de La Bodija poblado de centenarios robles, nos encontramos a unos 600 metros en un alto  El Humilladero de las Ánimas en el collado que lleva su mismo nombre: «El Collado de las Ánimas». En el interior de dicho humilladero podemos ver una imagen que representa a un monje sacando ánimas del purgatorio.

Es un pequeño humilladero que fue construidos para servir como lugar de descanso y oración a los caminantes que subían desde Bárago por «Las Retuertas», angosto camino que comunicaba ambos pueblos, y que años ha, era la única vía de comunicación del concejo de Dobres con la comarca de Liébana hasta la construcción de los actuales túneles de Dobres.

Francisco Javier Franco Abascal

Collado de las Animas en Cucayo (Vega de Liébana)

Este camino atraviesa los tornos de La Posa, La Cueva, La Cruz, La Polea y Collada Ladobo hasta llegar a Bárago, transcurriendo por un paisaje de espectacular belleza poblado de nogales, castaños, fresnos, robles y chopos, y siempre acompañado por el típico canto del vendejo cuyos nidos podemos ver a lo largo de este camino pegados a las rocas.

Francisco Javier Franco Abascal

Imagen del Humilladero en el Collado de las Animas (Cucayo)

Francisco Javier Franco Abascal

Humilladero de las Animas en Cucayo