Por JAVIER FRANCO

Porcieda es una pequeña aldea abandonada muy cerca de la localidad de Tudes perteneciente al municipio de Vega de Liébana. Es uno de los mejores conjuntos de la arquitectura rural de la comarca, pues debido a su situación de semi abandono a mantenido la esencia de sus construcciones, no vive nadie desde hace más de 20 años, cuando su último poblador se quitó la vida. Peregrinos, maquis y hasta un avistamiento Ovni forman parte de la historia del municipio. Al término de la Guerra Civil fue refugio para los maquis, los combatientes antifranquistas que luchaban contra la dictadura desde la clandestinidad.

Porcieda en Vega de Liébana

En los años 60 Porcieda se hizo famoso entre los amantes de lo paranormal, después de que varios testigos aseguraran haber avistado un supuesto Ovni sobrevolando el cielo de la localidad, según recogió la prensa regional.

Podemos encontrar especies animales como el oso, el lobo, el urogallo o el corzo que comparten territorio con árboles como encinas, alcornoques, castaños o manzanos.

A esta localidad lebaniega se puede llegar desde potes atravesando el alcornocal de Tolibes que es el mas extenso de la comarca, o desde el cercano y hermoso pueblo de Tudes que ostenta el premio “Pueblo de Cantabria 2010” por mantener su carácter de aldea típica de montaña.

Bonita vista de Porceda (Vega de Liébana)

En sus inmediaciones existió el Monasterio Medieval de Santiago de Porcieda, conocido tradicionalmente como “El Convento”, de origen anterior al siglo XV, es atravesado por el Camino de Santiago del Norte y por aquí pasaba el Camino Leonés de peregrinación al Jubileo de Santo Toribio de Liébana. Esta ruta de peregrinación unía la capital leonesa con Potes, pasando por Llánaves de la Reina y el puerto de San Glorio, antes de llegar a Vega de Liébana

Junto a las ruinas del Monasterio de Santiago de Porcieda existe un cartel que dice los siguiente:

“Los escasos restos conservados de la iglesia, de aspecto gótico, y algunos muros de las dependencias conventuales anexas, son el único testimonio que ha llegado hasta nosotros del antiguo Monasterio medieval de Santiago.
Este enclave fue uno de los numerosos enclaves de la intensa actividad monástica que se desarrolló en Liébana durante la Edad Media. Según la tradición, fue el propio Santo Toribio quien estableció el primer cenobio en La Viorna, y a partir del siglo VIII se fundan numerosos monasterios que participaron activamente en la repoblación de la comarca.

Bonito Pajar en Porcieda (Vega de Liébana)

Por este lugar pasaba el primitivo “Camino Leonés” de peregrinación al Jubileo de Santo Toribio de Liébana. La ruta unía la capital leonesa con Potes, pasando por Llánaves de la Reina y el puerto de San Glorio, antes de pasar por el Valle de Cereceda. El monasterio de Santiago era la última parada para el peregrino antes de alcanzar su destino”.

En el pueblo se encuentra la pequeña ermita de estilo barroco de Nuestra Señora de las Nieves. Sus muros son de mampostería, tiene cubierta de madera y el tejado es a tres aguas, siendo su planta rectangular. La entrada está en el hastial y en la cabecera hay una pequeña espadaña. En el interior hay un retablo moderno con una imagen de la Virgen con el niño Jesús de pie. Se celebra su fiesta el cinco de agosto.

ARTÍCULOS VARIOS SOBRE PORCIEDA

LAS ALARGADAS SOMBRAS DE PORCIEDA.

Por JAVIER FRANCO

El frío acecha a la vuelta de la esquina, el final del otoño se acerca con sus alargadas sombras que, a ciertos lugares, les confiere ese aspecto nostálgico de melancólica belleza entre misterio y embrujo como es el caso de este rincón de Porcieda, pequeña aldea deshabitada en el municipio de Vega de Liébana.
 

Francisco Javier Franco Abascal